Crisis in Ecuador

Prisons are becoming the command centers for global organized crime.
Transcript

No transcript...

La situación en Ecuador se ha intensificado en una crisis significativa tras una serie de incidentes violentos en varias prisiones. Esto comenzó con violencia en al menos seis prisiones, donde más de 100 guardias y personal fueron tomados como rehenes por los reclusos. En un caso, 39 reclusos escaparon de una prisión en Riobamba, aunque algunos han sido recapturados desde entonces. La violencia se extendió rápidamente más allá de las prisiones a las calles, incluyendo la muerte de dos policías en la provincia de Guayas y el secuestro de siete policías en todo el país, con tres aún en cautiverio. Notablemente, un grupo armado irrumpió en un estudio de televisión durante una transmisión en vivo, tomando a periodistas como rehenes. También se han reportado explosiones en varias ciudades, pero no se informaron heridos en estos incidentes.

El presidente Daniel Noboa ha declarado un estado de emergencia de 60 días, que incluye patrullas militares, un toque de queda nocturno a nivel nacional y la designación de varias bandas criminales como grupos terroristas. Esta respuesta es parte de su iniciativa más amplia para combatir el aumento de la violencia en Ecuador. La violencia se atribuye en gran medida a enfrentamientos entre bandas rivales dentro de las prisiones superpobladas del país, que han sido un problema prolongado. El detonante inmediato de la crisis actual fue la desaparición de Adolfo Macias, líder de la banda criminal Los Choneros, de la prisión. En respuesta a estos eventos, Noboa también ha propuesto la construcción de dos nuevas instalaciones penitenciarias y la deportación de prisioneros extranjeros para aliviar el hacinamiento en las prisiones.

Según las últimas actualizaciones, todo el personal de prisión que estaba secuestrado ha sido liberado. Esto se logró a través de los esfuerzos coordinados de la policía y el ejército nacional. La liberación marca un paso crítico en el abordaje de la crisis de seguridad en escalada. A pesar de este desarrollo, la situación sigue siendo tensa con operaciones de seguridad en curso y más de 1,000 arrestos realizados desde que se declaró el estado de emergencia. Además, se han reportado enfrentamientos armados con reclusos e incidentes en varias prisiones, incluida la muerte de un guardia en la provincia de El Oro.

El presidente Noboa enfrenta un desafío significativo al abordar esta crisis, ya que representa una prueba de seguridad importante para su administración. La situación se complica por la posición de Ecuador como un punto importante de envío de drogas, bordeado por países productores de cocaína como Colombia y Perú. También se han planteado preocupaciones internacionales, con países vecinos aumentando los controles fronterizos y algunas embajadas internacionales, incluida China, cerrando sus operaciones en respuesta al aumento de la violencia y la inestabilidad en la región.

-       Francisco de Carvajal

R9 Studies and Observations Group

0 Comments
The Intelligencer
The Intelligencer - SCIF #1
Commentary, News, Video, Views, Stories
Authors
Bruno Orozco